❴PDF❵ ✓ Canciones punk para señoritas autodestructivas Author Daniel Hidalgo – Peakpopa.info

Canciones punk para señoritas autodestructivas Iba por otro libro, y en ese fetichismo de siempre mirar para el lado en los estantes, encontr esa portada, al voltearlo y leer la contratada le Valpara so amor a segunda vista Daniel en 9 relatos, nos sumerge en la sub cultura punk, con sus tintes y mohicanos para el pelo desde esa rabia constante contra el sistema y de ser un desecho del mismo, siendo marginado por un estilo de vida que no contradice en nada con la peor de las pobrezas Son 9 relatos de una crudeza y quisi ramos decir de una ficci n ejemplar, pero no, son de una realidad mucho m s cotidiana La banda de peque os g nster que no superan los 12 a os, las violaciones a causa del alcohol, la soberbia de sentirse due o del mundo porque no eres due o de nada, la clandestinidad hecha norma para poder seguir en una fiesta constante y no tener que enfrentar la miseria de la vida misma De eso nos escribe Daniel, con un lenguaje apretado por querer decir mucho, con contradicciones narrativas que te hacen pensar si son parte del relato mismo o un efecto psicotr pico del protagonista Una lectura gil, plagada de acci n y de una revelaci n de la m sera y absoluto abandono en que se encuentran muchos seres humanos, que quiz s simple y llanamente no vemos porque nos dan miedo las p as que sobresalen de sus chaquetas Con esa imagen de Valpara so que no aparece en los comerciales de Sernatur Divertida lectura para un fin de semana, donde no hayan libros pendientes. Amazing Ebook, Canciones Punk Para Se Oritas Autodestructivas Author Daniel Hidalgo This Is Very Good And Becomes The Main Topic To Read, The Readers Are Very Takjup And Always Take Inspiration From The Contents Of The Book Canciones Punk Para Se Oritas Autodestructivas , Essay By Daniel Hidalgo Is Now On Our Website And You Can Download It By Register What Are You Waiting For Please Read And Make A Refission For You Me gusta la violencia, el rescate de la violencia de este libro, la exhibici n de personajes que las postales oficiales de Valpara so, colorinches y pac ficas, ocultan Sin embargo, me parece demasiado que en cada cuento alguien dispare, trafique, culee o sangre Creo que la violencia no est s lo en las pistolas hechizas Por eso, Ella era un chica indie es mi texto favorito, es donde eso de que un cuento siempre son dos historias una de ellas que corre por debajo, subrepticia se cumple s per bien Porque en la descripci n de esa chica indie a trav s de sus gustos musicales, hay una analog a de clase, de resentimiento, que atraviesa todo el cuento Esa violencia, la sutil y sist mica, tambi n invisibilizada, es la que, al menos a m , me atrae m s y es a la que sin duda le creo a pies juntitos As que valoro el libro como gesto pol tico, s per necesario, pero lo amar a m s sin tanta hip rbole. le primero manual para robar en el supermercado y me gust porque pens que era una historia com n con un lenguaje bien chilensi Pero despu s de leer estos cuentos, no encontr la originalidad, eran todos iguales, siento que se esforz en no caer en lo gringo pero termin siendo pat tico, de hecho creo que el ltimo cuento remata lo malo del libro, siendo el peor. Colecci n de cuentos que se anida en una marginalidad algo arquet pica donde el denominador com n tienden a ser vidas rotas, un poco de drogas y otro tanto de violencia Nada demasiado tirado de las mechas aunque narrado con cierta voz que parece algo forzada por instantes,despu s de todo decir conchetumare no le sienta natural a todo el mundo Barrio Miseria una especie de Trainspotting porte o y Silencio,Hospital figuran como los dos relatos m s crudos y con demasiado olor a realidad factor algo m s difuso en cortes como Inflamable , por ejemplo. Canciones punk para se oritas autodestructivas corresponde a la segunda obra de Daniel Hidalgo 1983 , escritor y profesor de castellano, m sico y colaborador de diversos medios digitales de cultura pop Si bien Barrio Miseria 221 2007 fue su primera novela, Canciones punk 2011 corresponde a su primera compilaci n de cuentos Son siete relatos que forman un collage violento de la vida urbana y marginal de la ciudad puerto Rock and roll elefante , Barrio miseria 221 , Silencio, hospital , Ella era una chica indie , Inflamable , La f rmula del fracaso y Los monstruos mec nicos plantean una serie de postales que perfilan un chile ind mito, violento, triste y desalentador.Si bien los relatos son independientes y se pueden leer en cualquier orden, aparentemente hay parentesco entre ellos Un personaje Braulio que aparece en dos cuentos, perfectamente puede tratarse de la misma persona, a n cuando ello no se confirma Esta estructura recuerda bastante a Pulp Fiction de Tarantino y puede que ello no sea del todo azaroso, considerando que el autor le dedica un desquiciado p rrafo al director Tarantino es un tipo muy chistoso, habla hasta por los codos Hablamos de muchas cosas esa noche Le cont que yo ven a de Chile, del world s ass, y se le llen el rostro de alegr a ten a muchas ganas de venir un d a a Chile, a Valpara so, ir a la casa de Rafael Palacios, estrecharle la mano y tomarse una fotograf a con l haciendo el s mbolo de la paz con los dedos Rock and roll elefante.La influencia de Tarantino tambi n se deja sentir en Inflamable , la historia de una pareja de sic patas que recuerda un poco a la pareja de Natural Born Killers cuyo gui n original es precisamente de l Inflamable comienza con la descripci n de una cena de una pareja que lleva varios a os de relaci n, un di logo dom stico que r pidamente deriva en discusi n y arruina la velada Ya en el estacionamiento, el asunto da un vuelco que nos muestra que la historia no es la t pica de amor y desamor La imagen al interior del portamaletas no puede ser m s perfecta Hermosa y retorcida Debe tener unos catorce a os, cabello sedoso, casta o claro Muy delgada Muy blanca Lleva uniforme de colegio gringo y unas amarras Una en sus mu ecas, uni ndolas a sus espaldas La otra en sus tobillos Me han quedado precisas Alcanzo a ver sus ojos verdes, horrorizados Suelta un quejido Saco el frasco de cloroformo de mi bolsillo Mojo mi pa uelo en l e invito a la muchacha a los lindos brazos del Morfeo qu mico Cierro el portamaletas.Algunos cuentos, como Silencio, Hospital tienen como caracter stica distintiva su comienzo escueto, directo y preciso Con una l nea de di logo y un peque o contexto, Hidalgo captura r pidamente la atenci n, generando una imagen intensa en la retina, un preludio que no anticipa un final feliz Es mi mam Algo le pasa, no puede respirar bien y le duele el brazo.Es lo primero que pronuncia Rub n Soto al llegar a la ventanilla del SAPU de Playa Ancha, luego de doce minutos de espera en la fila Su ment n manifiesta un ligero temblor y siente un sudor helado cayendo desde su frente Son las dos de la madrugada y un fr o violento le hace salir un vaho espeso de la boca Silencio, Hospital , una historia que funcionar a bastante bien como cortometraje, es una fotograf a salvaje del chile actual Un chile indolente, clasista, tan atado a la burocracia que no llega con la suficiente premura a socorrer al desvalido Un chile desigual y carente de empat a que agota la paciencia y que obliga a sus ciudadanos a tomar la justicia en sus manos Una lucha desesperada por la dignidad que puede terminar en tragedia.Los personajes de Canciones punk viven en la periferia de la sociedad, de la vida y el respeto La muerte y la ausencia de redenci n campean en los relatos de Daniel Hidalgo Hay un conformismo con el destino que no es tan malo pero que pudo ser mejor Los personajes est n conscientes de su situaci n, e incluso hay intentos por torcer la mala suerte y as forjar un mejor destino pero, dada la naturaleza salvaje de su entorno, la torpeza o simplemente por malas decisiones, inevitablemente todo se arruina y termina en nada El fracaso es cada uno de los fantasmas que acarreamos en esa mochila a la que llamamos vida. Este libro es una serie de cuentos violentos, o muy violentos Abundan las relaciones fallidas, heridas sangrantes, armas y drogas Amor hay s lo una pizca, al menos en Silencio Hospital se filtra una cuota de amor madre hijo y la reciprocidad retorcida que desencadena una tragedia mayor en el relato Junto con Barrio Miseria son a mi parecer los relatos m s crudos, al m s puro estilo Ciudad de Dios, y probablemente causantes de m s de alguna pesadilla.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *